Así es como la robótica motiva la creatividad en los jóvenes
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

Así es como la robótica motiva la creatividad en los jóvenes

24 de abril, 2019

Educar en la creatividad es educar para el cambio, formar personas ricas en originalidad, flexibilidad, visión, iniciativa y confianza; listas para afrontar los obstáculos y problemas que se presentan en toda etapa de la vida.

La capacidad de innovar y encontrar soluciones creativas, así como la adaptabilidad, son algunas de las habilidades del siglo XXI necesarias para los trabajos del presente y futuro. De ahí la importancia de fomentar e inspirar la creatividad en los salones de clases desde temprana edad.  

La robótica educativa es un método altamente efectivo para este propósito, ya que son los alumnos quienes tienen que utilizar su ingenio para encontrar una solución y, de ser necesario, corregir errores para llegar a una respuesta para uno o varios problemas.

 

Aspectos que favorecen la creatividad

En la docencia se han identificado tres aspectos que las escuelas y los profesores deben fomentar para nutrir la creatividad individual y colectiva de los estudiantes.  

Estos aspectos son altamente favorecidos con herramientas de tecnología educativa como la robótica:

Aprender a tolerar la ambigüedad y la incertidumbre

“El único conocimiento que vale es aquel que se nutre de la incertidumbre

Edgar Morín

Plantear un problema es crear un ambiente de ambigüedad e incertidumbre. Si los alumnos lidian con estos factores de manera libre, la creatividad será uno de los primeros recursos a los que acudirán de manera natural. 

Dentro del salón de clases el profesor puede favorecer una tolerancia a la ambigüedad brindándoles más espacio para pensar sobre una situación problemática y estimulándolos a reflexionar desde el principio de la clase.

Es decir, se debe crear un clima dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje donde el conocimiento que se está trabajando no se dé como inmutable y estático. La escuela necesita la incertidumbre para que el alumno se lance a explorar.

Al dejar que los alumnos encuentren una solución, sea desde el punto de vista de ingeniería, programación o matemático, las distintas aptitudes de cada alumno servirán para alcanzar un objetivo y con el tiempo los obstáculos se convertirán en una oportunidad de aplicar la creatividad, dejando de ser una amenaza.

Desarrollar la confianza en uno mismo y en nuestras propias convicciones.  

“Confía más en el hombre que se equivoca siempre que en que nunca duda”

Eric Sevareld

En la escuela se debe cultivar la confianza en uno mismo por medio de indicadores que no siempre sean las buenas notas. Algunos de estos indicadores pueden ser: la originalidad, el asumir riesgos o el plantearse preguntas que pongan en duda el conocimiento que se está trabajando. De esta manera los alumnos aprenden a vencer el temor al ridículo y a cometer errores.  

En el caso del temor a cometer errores, es importante aprender a reciclar los mismos como fuente de aprendizaje. También se debe evitar que el alumno tenga miedo a equivocarse ante el profesor por razones como romper con la imagen de buen estudiante o contradecir el método que sigue el docente.

En la robótica, al ser una actividad dinámica y lúdica, las reglas sólo forman parte de un marco en el cual los alumnos pueden moverse libremente para hallar sus propias respuestas. En un clima así, de diversidad, las diferencias no representan motivo de inseguridades, sino que refuerzan su seguridad.

Invitar al alumno a trascender el presente con un proyecto futuro

“El verdadero signo de la inteligenca no es el conocimiento sino la imaginación”

Albert Einstein 

Pensar que un robot podría realizar exámenes médicos o que la programación de videojuegos sería una profesión, era algo inimaginable hace 10 o 20 años. Por ello, los profesores deben alentar las metas y los sueños de los más jóvenes. Aunque por ahora no parezcan realistas, en un futuro no muy lejano podrían ser probables.

Los docentes deben promover una enseñanza desarrolladora y colaborativa, donde el alumno vea que lo realizado hoy con ayuda, puede realizarse el día de mañana por sus propios medios.

Existen sets de robots que simulan la ingeniería y funcionamiento de cohetes, satélites o vehículos que han sido llevados al espacio. Al trabajar con este tipo de material y construir prototipos, los jóvenes piensan en el futuro y en lo que ellos podrían construir. 

Para lograr este ambiente, el profesor debe estar en constante capacitación, pensando en qué técnicas y recursos pedagógicos puede emplear para que sus próximas clases sean mejores. Esta anticipación se relaciona mucho con disfrutar el proceso de enseñar más que por los resultados que pueda obtener, un aspecto que la robótica también potencia, ya que la experiencia común es que los profesores se divierten tanto como los alumnos.

En este aspecto, Edacom brinda asesoría a los profesores y personal docente sobre las mejores prácticas para equipar las aulas con sets de robótica educativa, así como en la forma de enseñar a los alumnos con las soluciones de LEGO® Education.

Contáctanos o solicita una presentación gratuita para que Consultores de Edacom acudan a tus instalaciones y te expliquen cómo puedes implementar tecnología educativa en tu escuela.

Solicita una presentación

Entradas relacionadas